R.

Asignación excepcional de caso
la mujer con la que estuve casado (cerca de veinte años) barría todas las mañanas los andenes de la estación de autobuses. yo esperaba (mientras tanto quieto, parado).

la mujer con la que estuve casado (cerca de veintidós, veintitrés años) decía ser sencilla: tenía un solo pecho. decía que, llegado el caso, era apasionada (que lo daba todo). yo (mientras tanto el deshielo) esperaba.

la mujer con la que estuve casado (cerca de tanto tiempo) se cansó. un día (uno como cualquier otro) se cansó. decía estar cansada (que nada le quedaba por dar): nada y yo, yo mientras tanto