P.

a diferencia de lo que se pudiera pensar, las paredes de la cocina eran blancas (blanquísimas) y el filete (de carne) en el plato (desnudo) no estaba frío del todo. la noche anterior ella había dicho que las cosas (los filetes) no podían seguir así, que urgía, de modo inmediato, un cambio en la situación, que ella, en definitiva, no era un pedazo de carne.

todo eso dijo la noche anterior.