S2 20:45

Un extraño
Por de pronto, le hace sitio junto al suyo. Con un gesto, le invita a sentarse. Por favor. Todo son sonrisas. ¿De viaje? Oh, sí. Y más sonrisas (que nunca están de más). No eres de aquí, ¿verdad? No, no, I'm from Manchester y aprovecha para mirar en su escote: nada serio pero julio aprieta y aprieta. ¿De visita? ¿De turismo? ¿De…? Yo voy con la aventura. ¿Y te gusta? ¿Te gusta esto? Oh, sí, sí. Y su entusiasmo, sus dos tetas, ante la flema ―el entero imperio―, se vienen abajo. Se hace un primer silencio. Son dos, tres silencios (finalmente). ¿Hace mucho que estás aquí? Er… No. Three days (me thinks). Una sonrisa, otro silencio. Todo aquí muy bonito. Y una cuantas sonrisas más. Todo ―insiste―. Y se miran. Y poco más. Pues qué bien yo bajo en la siguiente. Nice to see you. Vaya todo muy bien acaba diciendo cuando, en verdad, piensa en decirle por qué no te vienes conmigo para que él, sin pensárselo dos veces, salte de su asiento (tras ella). Puede que la acompañe hasta casa. Puede que la embista en el recibidor (su mano bajo su falda) tan sólo llegar. Puede que se le eche encima, desbocado, sobre la mesa misma del comedor y sus paños blancos, aún inmaculados. Puede (ella) entregarse enteramente y ambos, por un ratito, ignorar sus nombres.