J.

en los días de verano, las palabras se secaron de algún modo y el silencio, por momentos más áspero, manchó su piel. Las manos con las manos, y las manos con el resto, iniciaron un diálogo que, a la larga, dejamos de comprender. Que no comprendí.