B.

ni el pelo tan negro, ni ella tan alta. Sus dos tetas, eso sí, proclamaron (¡gritaron!) en alto la absoluta extinción de los cuerpos en masa (aquí y ahora). Todo cuanto pudo salir, salió (pude retener mi nombre —los pedazos— entre los dientes. Su boca, más abajo, esperaba entreabierta.