E.

Ella esperaría por siempre sentada a pocos pasos de la puerta con mi nombre, apenas reconocible, entre los dientes. Su recuerdo, entonces, perdería primero el color, después algunas líneas, las facciones del rostro, el perfil de los pechos y la tersura, antes abundante, daría lugar al blanco sin ruïna.