A.

felizmente evoco su rostro con el mío entre los pechos de otra. Otra es ahora ella, forzada al olvido. Mis textos blancos con su imagen de dos enes se hunden lentamente. Dicen menos. Callan.