Nada pierdo en perderte de vista tras los papeles del lunes. Allí van unos cabellos que tomar entre los dedos, unos labios que besar, otro pecho que abrazar. Una misma sustancia para tan distintos cuerpos» anotó. Cogió después el hueso y lo limó severamente.