mirando la hierba del jardín, entre jóvenes grandes y camas sin padres, siente que la distancia agoniza por momentos. el chaval escupe al suelo. suda con orgullo, se bebe el aire: nada queda entre ellos (en lo alto, el sol en amarillo zozobra en un mar de azul crujiente. se sume, tambalea.