―No estés triste.
Le dijo, besándole la mejilla. Le desabrochó la bragueta. Vio el brazo de su padre dormido en el sofá. Temblaba. A su manera, seguía en el trabajo. Detestaba la expresión «furor uterino» que se le vino a la cabeza.