H.

llega (a diferencia de otras) con la bata abierta y el viejo tac-tac-tac-tac la sigue con la vista pasillo abajo. Es un pasillo soleado (la mañana es soleada): ella (otro ella que deja el paso de la primera) pace minutos sin cuerpo contra la pared o va, sin sueño, de una a otra sin prisa. Busca y no mira cuando tiende su figura (los atributos) o mira y no busca cuando deshoja la posibilidad que yace pronto, quizás nunca, sin pétalos en el suelo.