avanzaba con el coño por delante pisaba el suelo y sus pezones herían las tiernas pupilas de los hombres con un gesto de sutil delicado y la amenaza por debajo o por encima los envolvía a todos en un largo fuerte abrazo en que algunas pocas palabras se deshacían en un murmullo de lluvia de noche muy de noche