No lloré ni grité tu nombre al llegar a la puerta de casa (tu casa). No cogí piedras del suelo ni arremetí contra los papeles del periódico. Giraba cuando vi otra mujer (en tu ventana). Compré pan para las palomas y me senté en un banco a esperar mientras me decía que nada había pasado, que nunca había sucedido, que nada podía