yo le escribía largas líneas en largas cartas recordando los días aquellos que no llegaron a ser; yo, de algún modo, supe en sus ojos que aquellos fueron días que ambos quisimos y que, aunque un instante, pudieron suponer toda una vida, otra vida, la vida de las cartas y no la vida frente a las cartas que yo le escribía