fuiste, más que mía, de mi espejo retrovisor por unos segundos que me bastaron para saberte la conformación de aquellas que quise y tuve por delicias o dulzuras, en ningún caso delicadas, tan escurridizas, al cabo, por entre los pliegues de la memoria