un suave pellizco en el corazón anuncia las mañanas abiertas que fueron ella, si no blanca, en pasillos luminosos y en patios muy verdes. Bajo un solo cielo demasiado azul para ser cierto, bajo la penumbra (la ternura) de unas paredes que no nos contienen.