Domingo tarde, después de los sábados de sofá, para huir de vuelta a casa, frecuentar lugares transitados, extrañar, empezando, los márgenes de uno. Semáforo en rojo. Gente en el autobús. El tedio (suave presión) empuja el carro, la empuja a ella, poco antes de la hora alegre de las golondrinas. El marido va delante.