Si llaman a la puerta, es ella: «justamente estaba pensando en ti. Llevo horas pensando en ti. De hecho, hace días que sueño contigo ―contigo conmigo―». Por más que quiera, no puedo saber qué dice, hace o piensa ― sólo puedo imaginarla, mirando, al otro lado del umbral.