me veías mirarte y mirar mi pecho, tronco viejo, en el espejo ― apenas sonreías de tan triste. Un beso a tiempo de buenos días sobre la imagen tierna de tu recuerdo desvanece el sueño, todas las posibilidades, y trae el punto y seguido que pudiera ser final, que pudiera ser el último.