yo te quiero y, cuando digo que te quiero, quiero decir que puedo querer tus manos en las mías o la atención de tus ojos, por no estar tan solo, pero, cuando digo que te quiero, puedo querer decir que quiero más que unos pies, o unas piernas, cerca, algo así como tu voluntad y favor constantes o, si no, de qué, me pregunto.