estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Tarde I

Acuarela sobre papel
Gusto el color pardo de la tarde, el silbo aquel de la infancia, dulce ullido bajo la puerta, caída libre a través ―sin peso― por el lóbrego tragaluz. Pero no. Mi infancia no son recuerdos de un patio andaluz. Es tierra cenicienta y poco más: Poco más que un puñado de barro y una mañana de nieve que nadie ―digo nadie― esperaba. Subimos a pie, cuesta arriba, hasta la clase en penumbra. Después, después olvido… Yo es que hay días en que
―¿No recuerda?