estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Estudio de figura VI

Óleo sobre lienzo
o cuando se encogen los hombres con el ruïdo de los cristales rotos, pienso en cosas tales como recoger la pluma de debajo de la cama (aun un domingo a la una de la madrugada). Quise escribirle, escribirle y preguntarle «por qué se ha muerto». Pensé en poner «precisamente ahora», pero estaba fuera de lugar. No sabía adónde ir con aquellos pelos. Toda idea se me antojaba, de hecho, estrecha en exceso y la luna ―decían― afuera, entre tinieblas y la noción de muerte más espesa que logro recordar en este preciso instante. Demasiado tarde, en cualquier caso, para el «atentamente» o el «tuyo que no suyo». Cordialmente, en definitiva,