estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

(...) son uno o dos señores quienes se escuchan a sí mismos, pero es la señora más bien gorda quien acaba diciendo «si lubrica bien, la metemos a puta y no se hable más». Un home esternuda. Passa un cotxe. Un botiguer tira la porta de ferro avall. Passa una dona amb una garrafa plena d'aigua, la página, un avión, la ventolera de las seis de la tarde: «¿qué dulce el canto del ruiseñor, no piensa?»