estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

El rey brujo III

Óleo sobre lienzo
Oyeron su bramido bien entrada la noche.
Después, nada (ni cuernos, ni espada): los puntos suspensivos, las paredes, muros y murallas sobre el brillo deleznable de la tinta. La ventana que da al patio en penumbra y el romero que se tuerce en el gris. No es silencio, es  t e d i o  y el mugido triunfal que ahonda los pozos celestiales: la vaca no mide el dolor, la vaca pare nueve damas de Lope antes de pacer la hierba.