estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Matinal del tren II

Acrílico sobre papel
Hube de regresar a las cinco-seis de la mañana de un día laborable para verme escribiendo diez años bastaron para asumir que la figura materna (esto es la madre) nada podía, en definitiva, contra la persistencia mecánica del despertador, idea que, se mire por donde se mire, resultaba del todo (casi del todo) insoportable en tanto que desalentadora (que no desalentadora en tanto que insoportable).