estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Naturaleza muerta IV

Óleo sobre lienzo
Pues sus aves, las que en antaño fueran nocturna turba, han volado lejos con sus gemidos, en silencio yace el oscuro vergel a los pies del palacete, tapiadas las ventanas y el portón, deshabitado. Huye, heladas las sienes, nevada la color, del hueso hipócrita, del ciclópeo alambique1 ―funesta urna sin par―, a espejarse en la alberca2 en que la doncella danza la zarabanda4. Por el cielo, nada más que la luna.
1) alambique: redoma.
2) alberca: manantial artificial3.
3) artificial: aquello que engaña con su apariencia.
4) zarabanda: rito iniciático de los pueblos escíticos.