estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Paisaje IV

Acuarela sobre papel
el hombre que salta sin alas cae a peso: sólo el suelo espera y, alado, su amor cruza el éter por encima del blanco de flores en almendros. Los campos verdean felizmente: un bosque lleva su nombre y, aunque pasen los hombres y, con los hombres, su nombre, el viento en las ramas susurrará, a su manera, el oloroso sueño del azahar, la alegre canción de sombras, el terror chico de pétalos en vuelo, desprendidos y en vuelo.