estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Improvisación n.101

Óleo sobre lienzo
Restalló (nunca se atrevieron con la pe de sicología): ahíta de pesor, dijo «bien» y salieron a comprar casas con las ventanas abiertas de par en par al celaje vespertino. Corrieron las curvas nemorosas, sendas en un valle, en un coche, a tiempo de coger flores amarillas de los márgenes. «Compra» si el sol es amable. «Vende» si el cielo no se bebe de un sorbo el verde del lago en que, tras vacilar sobre los talones, sumergió los tobillos tan blancos de invierno. Y las muñecas, tan sin ropa. Puso unas gotas en su cuello y subió, saltó con la noche y hubo necesidad de llamar a los perros con cadena para buscarla en abismos celestes (que no celestiales) que hervían de azules y malvas.