estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Retrato #8

Óleo sobre lienzo
Fue fantástica la idea de hacerse con los pozos y fuentes de la comarca. La peste, la última vez, había bajado por el río y una cuchillada en la tripa del ermitaño mantuvo en silencio la laguna aquella. Aquellas gentes, más que pobres, miserables, estaban desprovistas de armas y caballerías. Carecían, además, de la iniciativa necesaria para acudir en busca de ayuda a la capital, tan lejos; andaban todo el tiempo cansados. Embrutecidos» ―miraba entre los papelotes que cubrían buena parte de su escritorio. Él lo llamaba «scriptorium» y, allí, en algún punto, estaba una de las autoridades de que se había provisto antes, durante la «inventio». Urgía: el caso es que había echado la tarde distraído en una búsqueda amena, a la par que tediosa, y se le hacía de noche y, desde la cocina, le llegaba la llamada de un puchero caldoso que proponía una diatriba en contra del frío sujeto a los dedos de los pies.