estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Fábula IX

Pasteles sobre cartón
Eras la judía, ojos verdes, más bonita del barrio. Llevabas la fruta roja en el cesto, el cabello recogido, bien alto, la primera vez que te vi ―yo sólo estaba de paso, iba a casa de mi buen amigo el doctor F.―. Pregunté por ti: «¿Quién, la hija del viejo rabino?» «Ella, sí, ella». Esperé otros martes de mercado. Volví a la misma plaza, a la hora precisa, a vigilar tu calle… «Olvídala». «Dónde, dime dónde» hasta aquella noche en que te sorprendí jurando, la mano abierta, sobre aquel libro. Yo miraba desde tu ventana (fuera, en la niebla): te buscaba.