estudios
pictóricos

improvisaciones
et plus ultra

Monumento IV

Pasta de papel
Canta (son días de sol) las alegrías de la muerta en vida. Canta sus hazañas chicas, suficientes, y las canta una a una, aunque se agoten, aunque tiendan a confundirse en el aire, y queden, al final, sobre muebles y suelo, paredes y hombros. No son las hierbas, no… Es el aire quieto que reposa, el aire quieto que se posa sobre un foso amargo, el foso amargo de lágrimas, del no más, ya no más, «Ya no más», ya no más